Secretos de un matrimonio / Saraband

Ingmar Bergman
Scener ur ett äktenskap (1973) / (2003)

Por Ricardo Hernández

En la casa de mis vecinos lloran todo el tiempo, allí vive un abuelo cascarrabias y la esposa igualmente insoportable, su hija y un par de nietas. La joven, madre de las dos niñas, lloró toda su infancia; prueba esto de unas envidiables cuerdas vocales. La sonora lloradera no paró hasta que se embarazó y parió dos chillonas. Las actuales niñas, pequeñas plañideras, relevaron a su madre en el placentero oficio del berreo. Las odio. Las escucho sin saber sus motivos, no me importan, quiero el silencio requerido para ver películas. Desgraciadamente ese llanto, de alguna manera, ya me pertenece, a pocos incomoda tanto como a mí.

En una clase llamada, quizás tautológicamente, Psicoterapia de pareja, vi por primera vez Secretos de un matrimonio, película dirigida en 1973 por Ingmar Bergman. Una especie de continuación es Saraband, del 2003, donde a través de Liv Ullmann (Marianne) y Erland Josephson (Johan), mismos actores bergmanianos, presenciamos el reencuentro de unos ex esposos que no se han visto en muchos años.

Hay un afán, en algunas sinopsis de cartel, por puntualizar que han sido treinta años los que estuvieron separados. Recojo ese dato para, como lo demuestra la pareja Marianne-Johan, plantear que el tiempo cronológico no es lo principal en el camino de emociones que van viviendo los protagonistas. Los afectos existen en un territorio sin reloj.

Marianne y Johan

Marianne decide visitar a Johan motivada por cierta urgencia que la recorre y que no puede precisar, no le importó que Johan hubiera rechazado el posible encuentro, ella se presenta en la casa de campo donde vive el viejo.

El mero acto de la reunión, como en varias películas de Bergman, desata un sin número de preguntas sentimentales que no se responden cabalmente. Pienso en Fresas salvajes, Como en un espejo o Sonata de otoño. En Saraband los encuentros y desencuentros tienen como compañeros el carmesí y el granate; a veces en la ropa, a veces en las paredes o puertas, pero ahí está el color.

Lo que pasa entonces entre los viejos es que hablan y se tocan, se acarician reconociendo eso que extrañan y, simultáneamente, eso que los entristece. El acto de recoger frutas del bosque, de nuevo, aparece acompañando ese sentimiento ominoso donde el amor no ocurre idílicamente, no sin desgarrar algo. En la cinta Johan cuida que no distraigan a Marianne cuando ella está recogiendo fresas salvajes, pareciera que ambos se procuran dolor.

Es inevitable pensar que Johan representa a Ingmar, sabemos que Bergman vivió un tiempo con Liv y tuvieron una hija. Quizás las emociones que aparecen en Saraband hayan sido la constante en los rodajes que compartieron Liv e Ingmar después de su separación. Aunque, desde Secretos de un matrimonio y Saraband en particular, podríamos preguntarnos ¿Cuál separación?

Los dos se han distanciado, sí, Marianne sigue con su exitosa carrera de abogada en divorcios -guiño burlón de Ingmar, y Johan ha recibido desde hace tiempo una buena herencia, vive sin preocupaciones económicas esperando la muerte. Pero no han podido desterrar de sus cuerpos los fantasmas que desató su relación, siguen siendo, parafraseando a Liv, espejos muy límpidos que le recuerdan a la otra persona lo que uno ya no quiere ser.

Henrik y Karin

Henrik y Johan se detestan. Henrik, el hijo de Johan, dice odiar a su padre. Johan aborrece a su hijo. Pero ambos hacen lo posible por no alejarse demasiado.

Hace dos años que Henrik enviudó, su esposa Sara murió de cáncer y ahora sólo vive con su hija Karin. Henrik es maestro de su hija, le enseña a tocar el chelo. Ahí aparece una relación “cercana” al erómeno y erastés de la cultura griega, ya que el desarrollo del virtuosismo musical pasa por la seducción del padre. El padre seducido y el padre seduciendo.

Karin está arropada y agobiada por ese cariño paterno que involucra a su madre muerta, hay una escena en la que huyendo de eso cae/se avienta al agua, y con medio cuerpo dentro de un estanque grita, no la vemos a ella, pero escuchamos el grito. Es de las escenas más hermosas de la película, hay un clima onírico que de alguna manera se convierte en bálsamo y fortaleza para la joven Karin.

Aparece el agua, como en Tarkovsky, haciendo de las suyas. Por cierto Erland Josephson también actuó en Sacrificio, la última película del entrañable cineasta ruso.

Karin está en un momento de definición, atmósfera que Bergman ocupa y tensiona para acercarse a las pasiones del ser humano. Y es la decisión de una joven la que enciende a otras tres personas, como si ante la decisión de Karin cada uno se viera obligado a decidir, pero cómo se decide anímicamente, qué se puede decidir en un terreno donde la voluntad no manda. Acaso algunos de los protagonistas sólo pueden llegar a ser espectadores de su goce.

La cinta arranca en una mesa llena de fotografías y termina allí, la historia es contada por Marianne desde los retratos. En la película sólo aparecen un par de fotografías de Sara, pero esas imágenes, como la película misma y como los recuerdos de cada quien, arman el gran cuento que vivimos y que nos alienta o destruye. A Marianne esos recuerdos de Sara, que los otros le platican pues ella no la conoció, le producen algo que trastoca la relación con su propia hija.

Marianne pudo haberse visto reflejada en Sara por muchos motivos, pero avanzo uno. La hija de Sara, se llama Karin, pero en Secretos de un matrimonio, una de las hijas de Marianne también se llama Karin, así que podríamos pensar que Bergman enreda la posibilidad de que Marianne paralelamente sea Sara, aquella que muere sin salirse del matrimonio o muere por el matrimonio, aquella que deja indicaciones a su marido sabiendo que no las cumplirá, aquella que….

“Así es ella: Sara, que en realidad, se llamaba Karin. Ni quiero ni puedo explicar por qué tengo esta necesidad de mezclar y cambiar nombres: mi padre se llamaba Erik y la que se llamaba Sara era precisamente mi abuela. Bueno, debe de ser cosa del juego y esto es un juego.”

Ingmar Bergman

Author: ojopinea

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *