Entrevista a Juan Manuel Erazo

02/02/18

Agradecemos a Juan Manuel por compartirnos la ilustración de portada en esta edición de Ojo Pineal y por contestar esta entrevista. Les recomendamos ver parte de su obra en Instagram: erazojm. De manera especial los invitamos a ver su cortometraje llamado “El trabajo te libera”, disponible en YouTube.


Ojo Pineal (OP) -¿Qué pasa en Ecuador? ¿Cuál es tu opinión sobre el gobierno del ex presidente Correa y el incipiente mandato de su sucesor (ex aliado) Lenín Moreno?


Juan Manuel Erazo (JME) -No sigo de cerca la política de Ecuador desde que llegué a vivir a México hace más de 10 años. He escuchado algunas cosas por medio de familiares, amigos y gente de Ecuador que esporádicamente encuentro en la Ciudad de México y en general lo que he descubierto son opiniones polarizadas, por un lado un rechazo casi absoluto del gobierno de Correa, las medidas económicas extremas, injusticias, preferencia a ciertos sectores de la población, y por otro lado una reverencia y admiración a las mismas tácticas de gobierno que el otro grupo critica arduamente. Para mí lo que esta actitud revela no es tanto el gobierno fallido o exitoso de Rafael Correa que, a grandes rasgos, es similar a otros gobiernos polémicos de América latina, para mí lo que revela es una obvia división en la población, que va más allá del sano escepticismo y crítica necesarios para una discusión constructiva.


Personalmente no tengo nada en contra de Rafael Correa, incluso he visto entrevistas de él en YouTube y lo que veo es un tipo inteligente que por lo menos, a diferencia de sus antecesores, intentó hacer algo diferente en Ecuador. Dicho esto, no creo que el futuro de un país dependa completamente sobre la estrategia del gobierno de un mandatario elegido por un grupo de gente que, en su mayoría, no tiene un concepto claro de quiénes son y qué quieren de su futuro.


(OP) -¿Qué opinas de la estrategia contra las drogas (los cárteles) que sigue el gobierno mexicano desde el sexenio de Felipe Calderón?


(JME) -Creo que el mayor problema es asumir que la solución sería el quitar a los cárteles de la ecuación. Para mi es una visión simplista de las cosas, sería como esperar que en un restaurante sucio la solución de una infestación de cucarachas fuera simplemente fumigar durante toda una semana, sí, efectivamente eliminas al problema de inmediato, una temporada quizás, pero olvidamos que lo que atrae a las cucarachas es la falta de higiene en el restaurante. Una actitud un poco similar a otras medidas violentas extremas tomadas a lo largo de la historia cuando una sociedad siente su integridad amenazada de alguna manera. Por poner un par de ejemplos que quizás suenen provocadores: los nazis con los judíos, los gringos con los musulmanes, los hutus y los tutsis en Ruanda, no digo necesariamente que la violencia y las muertes provocadas durante esta guerra contra el narco sean comparables a un genocidio contra inocentes, o que la situación política sea comparable, mi punto es que hemos construido un sistema que produce miedo, duda, y sentido de inferioridad en la población, y ésta responde tarde o temprano con violencia y en aquellos casos, siempre hay alguien que se beneficia de esto, la pregunta debería ser ¿Quién?


(OP) -¿Cuál sería tu propuesta en relación al asunto?


(JME) -Para mí el problema está en algo más profundo, algo que incluso tiene raíces en el pasado de este país, y es un problema que comparte con el resto de América Latina, una cicatriz que cargamos y cuyo mayor efecto secundario es un gran hueco en el centro de nuestro ser, nuestro sentido de identidad.


Un síntoma importante de esto fue durante el terremoto del 19 de septiembre, todos vimos cómo desde el primer minuto después de la tragedia, miles de personas saltaron a las calles y a las redes sociales con un sentido vigoroso de orgullo de ser mexicano, un orgullo de la sobrecogedora respuesta de la sociedad ante la desgracia de sus compatriotas. Y todos salimos a ayudar, ya sea a levantar escombros, o a socorrer los centros de acopio, tal fue la respuesta ese día que todo lugar de ayuda estaba saturado. Todo eso estuvo bien, para mí el problema vino los días después, una vez que todo gradualmente regreso a la normalidad, todos regresamos a meternos enfrente de alguien en la línea del banco, a no dejar pasar a otro coche en el tráfico, a llegar tarde al trabajo, a gritarle a nuestro hijo en lugar de tomarnos el tiempo para educar. Un país se construye día a día, no solamente durante una catástrofe, si no, basta con voltear a ver los edificios que todavía están en ruinas, son casi como una metáfora de nuestra historia.


Creo que deberíamos invertir más tiempo y recursos en definir qué es lo que queremos como república, definir quiénes queremos ser y creo que como sociedad tenemos que aceptar el hecho de que no somos nosotros quienes vamos a ver los días de gloria de este país, van a ser nuestros hijos, y los que sigan después de ellos, y eso, en lugar de abrumador, para mi es inspirador.


(OP) -¿Cuál sería el cineasta, de todos los tiempos, que admiras por su obra y por qué?


(JME) -Hay muchos cineastas que admiro y por muchas razones. Para mí es un poco cuestión de en qué etapa de vida me encuentro, un poco como la música, hay una canción para cada momento. Si tuviera que elegir uno, creo que en este momento sería Steven Spielberg, crecí viendo sus películas y desde pequeño me inspiraron y me acompañaron durante mis viajes imaginarios a otros (sus) mundos. Nunca fue un cineasta al que presté particular atención. Como a muchos chavos, que deciden entrar al mundo del cine, siempre me llamó más la atención la carrera de cineastas como Kubrick, Scorsese o Herzog, pero con lo años, he crecido en admiración a Spielberg. Para mi Spielberg es un soñador profesional, y un maestro de contar historias. Es criticado por muchos usualmente por su cine “comercial”, que para mí es lo mismo que decir “cine para cualquiera”, y eso es muy difícil de lograr, además, no creo que haya un cineasta en la tierra que quiera que sus películas sean vistas solo por su madre y abuelos. Conforme han pasado los años he logrado evolucionar la visión de lo que significa el cine para mí, de algo intelectual y artístico, solamente para los ojos de aquellos suficientemente inteligentes para descifrar lo que mi película quiere decir, a pensar que si algún día puedo hacer una película que le cause a algún niño del planeta lo que a mí me causaron las películas de Spielberg, sentiré que mi trabajo no fue en vano.


(OP) -¿Compártenos un pintor y un ilustrador que te conmuevan?


(JME) -Van Gogh tiene muchas pinturas conmovedoras, lo que me gusta es que muchas de sus pinturas son episodios, o personajes y lo que sintió de ellos en aquel momento. Hace unos años leí una novela biográfica sobre la vida de Van Gogh, se llama “La lujuria de vivir”, de Irving Stone, la adaptaron a una versión cinematográfica donde Kirk Douglas hacía de Van Gogh. Ese libro me ayudó a entender muchos de los cuadros de Van Gogh a través de las historias detrás de ellos y quizás es por eso que me resulta más conmovedor que otros pintores, sin embargo creo que es algo que se logra percibir aunque no sepas nada sobre la pintura. De ilustradores hay uno que me gusta mucho y que, de hecho, es caricaturista, su nombre es Art Spiegelman. Ganó en 1992 el premio Pulitzer por Maus, un cómic sobre el holocausto judío durante la segunda guerra mundial donde los nazis son gatos y los judíos son ratones, a parte de la crudeza y honestidad de la historia que incluso cuenta con humor, lo que me gusta es lo sencillo e incisivo de las ilustraciones.


(OP) -¿Qué cosas se te dificulta más dibujar? ¿Qué dibujos repites constantemente?


(JME) -No hay algo en específico que me resulte más difícil dibujar que otras cosas, en esencia un dibujo son líneas, solamente debes saber dónde ponerlas, y es un poco de ojo y un poco de instinto, lo que más cuesta trabajo normalmente son las partes con más detalle, pero también son las más divertidas de hacer. Para mí, lo más difícil es terminar un dibujo. Cuando empiezas a dibujar, estableces las siluetas y las figuras de lo que piensas hacer y poco a poco lo vas llenando todo, con sombras, colores, etc, y siempre llegas a un punto medio donde el dibujo sencillamente parece un desastre, se ve horrible. Entonces, te empiezas a cuestionar: ¿vale la pena seguir?, quizás ya perdiste el toque, ¿serás capaz de arreglarlo?, a lo mejor no eres tan bueno como pensabas. ¡Es ridículo! pero es lo que pasa, y la única forma de superarlo, es seguir dibujando. Entonces el dibujo se vuelve una lucha contigo mismo, constante y emocionante, en la que debes demostrarte que puedes no solo hacerlo igual que antes, sino que puedes ser mejor.


(OP) -¿Una película que te guste mucho y creas es poco conocida o valorada?


(JME) -”Birth” de Jonathan Glazer, es una película increíble, la fotografía, las actuaciones, la historia, y tiene uno de los mejores soundtracks que he escuchado en el cine, de cuando Alexandre Desplat empezaba su carrera y era poco conocido.


(OP) -¿Cosas que te molestan y cosas que te atraen de la CDMX?


(JME) -Cosas que me molestan: la contaminación, el metro a las 7pm, que los Oxxo nunca tengan cambio, que en los camiones hay caras cansadas, el olor, las portadas de “el metro”, no poder entrar a barrios peligrosos sin levantar sospechas.


Cosas que me atraen: el tamaño del cielo, las luces de noche, la amabilidad, la variedad de gente, los tacos al pastor, los encabezados irónicos de “el metro”, el comedor comunitario, las historias.


(OP) -¿Tienes algún proyecto cinematográfico en el que trabajes actualmente? ¿Nos puedes dar un adelanto?


Ahora me encuentro preparando una serie de largometrajes, documentales y de ficción, cada uno está en una etapa diferente y actualmente no tenemos un nombre para ellos. Son proyectos que llevo trabajando desde hace unos dos años y espero poder compartir algunos de ellos en los meses por venir.

Author: ojopinea

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *