Entrevista/ Raúl Rico

Raúl Rico González es un cineasta mexicano que junto con Eduardo Giralt Brun dirigió Los débiles, estrenada en el 2017. Una maravillosa película que aborda, entre varios temas, la venganza que genera la violencia desde una perspectiva surrealista del noroeste mexicano. La cinta pasó muy rápido por las salas nacionales, ojalá pronto aparezca en el ciberespacio o en dvd. Agradecemos a Raúl Rico por la entrevista a distancia e invitamos a tod@s a seguir su trabajo.

Ojo Pineal (OP) – Podrías platicarnos más sobre la relación de El rinoceronte de Ionesco y Los débiles.

Raúl Rico (RR) – En la obra de Ionesco, los habitantes de un pueblo francés se transforman, uno a uno, en rinocerontes. Pero un tal Berenguer, borracho e ingenuo, parece invulnerable al fenómeno. Todo esto previo a la Segunda Guerra Mundial. El autor plantea, con una alegoría absurda, los fundamentos del Nacional-Socialismo en Europa. No en las élites sino en sus cimientos, en el hombre de pueblo. En Los débiles, Víctor, quien es un ranchero ordinario, descubre a sus perros ejecutados y averigua por cuenta propia quién ha sido el responsable. Para lograr el cometido, no solo reúne pistas a través de distintos personajes, sino que resiente la hostilidad de los mismos, ya sea a través de bromas pesadas o de regaños aparentemente inocuos. Al escribir el personaje de Víctor en Los débiles, nos preguntamos qué hace al Berenguer de El rinoceronte, distinto a los demás y hasta qué punto lo afecta su nuevo contexto. Ambos personajes canalizan, a través de su naturaleza sencilla, los modos y las costumbres de “los otros”, de aquellos que conforman un universo más allá de su zona de confort. Nos preguntamos constantemente si Víctor debía contaminarse de dichos estereotipos regionales (norteños) para lograr su cometido. En pocas palabras, si debía transformarse en un rinoceronte. O si, por el contrario, sería capaz de conservar su esencia vernácula sin importar el in crescendo de adversidades y absurdos a los cuales se somete. La novela del Sur Gótico Americano fue otro referente importante para expandir algunas ideas. William Faulkner vincula la corrupción de la moral a la formación de los jóvenes. Lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros prospera durante los años mozos. Es fácil creer que pequeñas perversiones, al pasar de los años y con la suficiente libertad, den lugar a terribles actos en la vida adulta. Sobre todo en lugares donde impera la marginación. Nos preguntamos dónde es entonces que nace la violencia y cuáles son los factores que la alimentan. ¿Por qué parece que el sur de los Estados Unidos y el norte de México comparten tanto en relación a ciertas actitudes? ¿Cuáles son únicas y cuáles son universales? Y si existe o no la posibilidad de aliviar estos malestares que parecen provenir de todos lados: de las instituciones, por supuesto, pero sobre todo del núcleo familiar. De nuestros padres. Víctor, al igual que “El loco” en el Tarot, marcha sin mirar atrás. No sabemos si tendrá éxito en su misión o si se hundirá en un barranco a orillas del mar, o en una “fosa común”. En lugar de un palo de vagabundo, lleva sobre el hombro una pala para enterrar a sus perros.

OP- ¿Qué situaciones, de los cárteles de la droga mexicanos, te parecen asombrosas?

RR- Haber crecido en Sinaloa, significó asimilar de manera habitual el fenómeno del narcotráfico. La salud y la enfermedad han estado ahí, coexistiendo directa o indirectamente. Esa inmediación es por sí misma sorprendente. En mi generación, existe la creencia que el narco sinaloense obedece a “códigos de honor”, o que al menos así solía ser entre los años 80´s y 90´s, cuando Chalino Sánchez encantaba a hombres y mujeres con sus Nieves de enero. Se creía que los conflictos respetarían aquel perímetro invisible entre el “ellos” y  el “nosotros” y que, incluso, nos protegerían de “alguien pior” o “sin código”. Fuimos ingenuos al creer que aquél muro de seguridad resistiría los embates del tiempo y de las circunstancias de un país tan complejo como el nuestro. Hay todavía quien se atreve a equiparar el crimen organizado con una especie de Robin Hood serrano. Si la comparativa es o no justa es una simple cuestión de perspectiva. El narco común no es un extraterrestre, tiene familia que mantener y a una novia que enamorar. También va por las tortillas y se queja del alza en la gasolina. Tiene miedos e inseguridades, como tú y como yo. Eso no debería de sorprender a nadie, pero lo hace. Y es así porque existe toda una cosmogonía alrededor de su existencia. Entre corridos y series de televisión con Diego Luna, el narcotraficante ha alcanzado una estatura mística, parecida a la de un santo. Aquí, me lamento, yace una relación perversa entre la industria del entretenimiento y la mafia. O entre la mafia y nosotros, los consumidores de contenido. La gracia consiste en identificar, y hasta comunicarnos, con la jerga del narco de Sinaloa o con la del de Medellín, en Colombia. Realizando investigación de campo para escribir Los débiles, platicamos con el dueño de un bar de mala muerte en Sinaloa. Nos arrojó la siguiente frase: “Todos somos narcos”. Antes de poderle preguntar por qué creía que todos cargamos con ese estigma respondió: “No es que todos lo seamos. Es que si no entras en cualquier bar con una mano a  modo de pistola en la bolsa, de inmediato te conviertes en lo más bajo de la cadena alimenticia. ¿Me entienden? Ser narco es una actitud. Una manera de sobrevivir. Todos somos narcos. Y más vale…” Y así se definió el título de la película.

OP- Nos podrías compartir tres de tus director@s de cine favorit@s y las películas que más te gusten de cada un@

RR- John Sturges, Bad Day at Black Rock (1955). Clive Donner, The Caretaker (1963). Shadi Abdel Salam, Al-Mummia (1969).

OP- Menciona algún libro que te haya conmovido recientemente y por qué.

RR- Acabo de terminar Savage Harvest de Carl Hoffman. Relata el viaje que emprendió Michael Rockefeller, al graduarse de la universidad de Harvard, a la región Asmat de la entonces Nueva Guinea Neerlandesa. Llegó con el propósito de hacerse de piezas tribales y artesanías para llevarlas al recién creado Folk Art Museum de New York, pero nunca más se volvió a saber de él. Algunos dicen que se ahogó, otros que fue canibalizado. En fin. Me gusta porque desentraña temas esenciales de la naturaleza humana, como las ganas de destacar a la sombra de una figura poderosa (los Rockefeller fueron una de las familias más influyentes de aquella época). Me hizo descubrir que el paraíso también puede ser un infierno o un calvario. Y la manera en que el mundo occidental ha mirado a la “otredad” desde un prejuicio colonial. Recientemente escribí un guion que tiene que ver con estos temas. Ahora leo Salvation on Sand Mountain de Dennis Covington, a ver qué tal.

OP- ¿Qué tipo de virus extraño te daría risa atacara a la población mundial?

RR- Me gustaría que una nave extraterrestre se aparcara un mes en el Puente Negro de Culiacán.

OP- Si pudieras armar una especie de alebrije vivo, para una atracción de feria… ¿Qué partes y de qué animales utilizarías?

RR- Sería un perico atolero con hocico de puma concolor.  

OP- ¿Crees que México vive una tragedia? ¿Cómo la explicarías brevemente?

RR- Bueno, como dije antes, siempre habrá infierno en el paraíso. O hasta lograr reconocer que hemos rebasado los límites de tolerancia del medio ambiente. Si se deja de mirar con una actitud de superioridad y se exploran dinámicas más benévolas y sustentables, ya vamos de gane.

OP- ¿A qué artista plástico admiras y por qué?

RR- Me gusta el “arte marginal” por su honestidad, porque su creación no obedece a los requisitos de una industria. Y, por otro lado, admiro la sensibilidad del arte de Francisco Toledo.

OP- ¿Encuentras vínculos entre Los débiles y Cómprame un revólver?

RR- Algunos vínculos y muchas divergencias. Julio Hernández Cordón tiene una mirada muy única. Venimos de regiones diferentes y, aunque toquemos algunos temas similares, los resultados, afortunadamente, serán siempre distintos. Él, además, es un cineasta con mucha trayectoria y experiencia. He visto todas sus películas y cada una de ellas me ha sorprendido. Mi favorita es Hasta el sol tiene manchas.

Author: ojopineal

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *